Loading color scheme

CUANDO EL APEGO TE POSEE

El ritmo de vida diario que solemos llevar en la sociedad occidental, parece una autentica competición entre todos y con uno mismo, para satisfacer nuestro sobre alimentado EGO, perdiendo la perspectiva de lo que realmente es importante y verdaderamente valioso que es nuestro bienestar, pero no el que nos dan nuestras posesiones, o la imagen que queremos dar a los demás de nosotros mismos (alimento preferido del ego), sino el bienestar generado por estar realmente a gusto con uno mismo, tratando de satisfacer nuestras necesidades reales y no las de los demás.

desapego

¿Cómo afecta el apego en nuestra vida?

El apego es cuando alguien o algo te poseen a ti y no tú a ello. Implica la necesidad de tener a tu lado algo o a alguien para que estés bien.

Por tanto el apego genera sufrimiento.       

Estos son los 3 tipos de apegos más habituales:

  1. Apego a las pertenencias materiales. Muchas ocasiones, supeditamos nuestra felicidad a conseguir o tener alguna propiedad, coches, casas, todo tipo de pertenencias,…y nos damos cuenta con el tiempo que una vez conseguidas, nos quedamos con la pregunta ¿Y ahora qué? en la cabeza, dejando un vacío emocional que ni siquiera somos capaces de ver, ni de identificar, solo observamos la sensación de vacío.
  2. Apego a las personas que nos acompañan. Ocurre sobre todo con nuestra pareja, hablamos de encontrar nuestra media naranja, alguien que nos complete como persona, nos creemos las historias románticas del cine y creamos un ideal que no se cumple siempre y cuando ocurre, nos apegamos a ello con el sufrimiento que conlleva. Tenemos que darnos cuenta que ya somos la naranja entera, que no necesitamos a nadie que nos complete, sino que nos complemente y entender que seguramente con esta persona al lado (o personas) estaremos mejor, pero que no son ellos quien nos aporta la felicidad, sino que la pueden complementar.
  3. Apego al reconocimiento de otros. Los humanos tenemos la necesidad de sentirnos aceptados por nuestro entorno, de ser importante para los que nos rodean, y ello nos lleva a valorar su opinión respecto a nosotros y darle más peso que nuestra propia opinión y reconocimiento, que es realmente la que debe valer, ya que nadie está en nuestra mente y no saben lo fácil o difícil que nos resultan las decisiones y actos que llevamos a cabo. Con esto, la manera de actuar con respecto a este reconocimiento, es al revés de cómo lo hacemos habitualmente, es decir, debemos buscar nuestro propio reconocimiento y sentirnos bien con la forma de actuar que tenemos, siendo fieles con nosotros mismos y también benévolos cuando no se obtengan los mejores resultados, de esta forma, obtendremos el reconocimiento de los que verdaderamente son importantes en nuestra vida y nos aprecian realmente, ya que irradiamos lo que tenemos dentro. Si lo hacemos al revés, es decir, buscando el reconocimiento de otros para llegar al nuestro propio, estamos dando el poder de nuestra vida a los demás, creando un apego que nos generará más tarde o más temprano un sufrimiento importante.

Este artículo tiene el objeto de ayudar a descubrir que lo verdaderamente importante, es alimentar nuestra alma y no nuestro ego.

Nuestro bienestar y felicidad parte de nuestro interior y conlleva el desapego, en cualquiera de las tres formas que he mencionado antes. Pero nace de nuestro interior, no de las etiquetas que nos quieran poner las personas que muchas veces no nos conocen.

Decir esto es fácil, requiere de una fortaleza mental que poca gente tiene desarrollada, lo difícil es hacerlo, lo sé, pero reconocer y aceptar esto, es el primer paso a dar.

Captura

¿Cómo lo hacemos?

Comprendiendo que la vida es un viaje con principio y fin,  no vamos a perder nada porque sin nada llegamos, lo importante es la huella que podemos dejar en las personas.

Todo es pasajero, todo va y viene, personas, bienes, situaciones, etc. Aprender a recibir con agradecimiento, y a despedir con la consciencia de que lo único que permanece eres tú y tenemos la autonomía suficiente para ser felices con lo que somos, nos aporta ese desapego que nos evita el sufrimiento. Despedir lo que se va, y recibir y disfrutar lo que llega.

Todo esto no quiere decir que no nos importe nada ni nadie, ni mucho menos. Todo lo contrario, demostramos que nos importan, porque al no tener apego, demostramos que somos autosuficientes por nosotros mismos para estar bien y ser felices, algo que transmitimos a los de nuestro alrededor y podemos contagiarlo, produciendo un entorno favorable para el bienestar de los demás.

RECUERDA: TODO ES PASAJERO, TODO VA Y VIENE, APROVECHA, AGRADECE Y DISFRUTA, PERO DÉJALO IR CUANDO LLEGUE EL MOMENTO.

SACA MÁS DE TU VIDA, MIRANDO DE OTRA FORMA.

SACA MÁS DE TU VIDA, MIRANDO DE OTRA FORMA.

¿Qué quiero decir con este título?

Seguro que más de una vez has oído la expresión de “la vida es diferente según las gafas o el prisma con que la mires”, y eso es verdad ¿o noTal vez pienses:

“!!! La vida es como es ypunto!!!” 

 

Pero tengo una pregunta para ti, ¿Qué hace que ante una misma situación, diferentes personas perciban de diferente forma? Me explico; imagínate, Joaquín y Julián son compañeros de trabajo y después de 7 años trabajando juntos en la misma empresa, la empresa necesita reducir personal y les informan que en un mes se quedan sin trabajo, ambos tiene una situación económica y personal muy parecida. Sin embargo su actitud ante la situación es totalmente diferente.

Joaquín se derrumba y su pesimismo se apodera de él, piensa que no encontrará trabajo, que se quedará sin dinero para afrontar los pagos que tiene y entra en una espiral de negatividad que le limita y oculta el potencial que tiene y no puede ver.

Julián sin embargo, toma otra actitud y ve la oportunidad de buscar un trabajo donde se pueda sentir realizado y le aporte los ingresos que desea, piensa en sus recursos y no en las dificultades y agradece la oportunidad de poder disfrutar de su familia mientras está desempleado. Esto, no le garantiza que vaya a encontrar trabajo enseguida, pero sí que le pone en mejor disposición para hacerlo, porque esta actitud le va a ayudar a confiar en sí mismo y en sus recursos, y aumentar las posibilidades para conseguir el trabajo que desea, además de que le va a permitir disfrutar de una situación que a Joaquín le va a aportar sufrimiento, y por tanto, a limitar sus capacidades.

Vemos que ante situaciones similares, damos respuestas muy diferentes, según donde ponemos el foco de atención, en función de valores y creencias. Por tanto, siempre puedes buscar la perspectiva que te ayude a sacar más de ti, sacar más de tu vida.

No se trata de que mirando la situación de manera diferente tengas la garantía que llegar con éxito a la mejor solución del asunto, eso nadie te lo puede garantizar. Se trata de buscar la mejor perspectiva para ti que te dote de los mejores recursos y te ponga en la mejor disposición para obtener los mejores resultados.

¿Quién crees que disfrutará más y mejor de su situación, Joaquín o Julián?, claramente la diferencia no está en la situación, sino en la actitud, y no quiere decir que uno u otro encuentre trabajo antes, sino que además de ampliar las posibilidades, Julián no se generará un sufrimiento adicional sin ningún sentido, como hace Joaquín, pensando y alimentando algo que no ha sucedido y que posiblemente no ocurra en la manera que él lo está construyendo en su mente.

Esto me trae el recuerdo de una leyenda que me contaron hace un tiempo y que refleja todo esto muy claramente.

 “Un anciano contaba a su nieto acerca de la lucha que se desarrollaba dentro de sí mismo, y dentro de todo ser humano. Ésta era entre dos lobos…

Uno de ellos es de color negro y representa la desesperanza, el pesimismo, la desconfianza, el resentimiento hacia mí mismo, siente lástima hacia mí, actúa desde la culpabilidad, tiene un fuerte complejo de inferioridad.

El otro es de color blanco y representa la alegría, el agradecimiento, la esperanza, humildad, bondad y benevolencia, demuestra constante empatía, generosidad, compasión y fe”.

El nieto pensó sobre eso durante un largo minuto, y entonces le preguntó: “¿Qué lobo ganará?”

“Aquel al que tú alimentes”.

 
wolf 3484819 640 

Al final, cada uno decide la actitud con la que afrontas las circunstancias.

La importancia del enfoque

Los estados emocionales en los que nos encontramos en cada momento, determinan nuestra percepción del entorno que nos rodea, nos lleva a tomar unas u otras decisiones y al final, inducen nuestros comportamientos.enfoque1

Esto significa, que si somos capaces de controlar nuestros estados emocionales, seremos capaces de controlar nuestros comportamientos, en situaciones que pueden ser criticas.

Además, la diferencia entre actuar mal, y hacerlo de forma brillante, reside también en nuestro estado emocional, y no en nuestra habilidad para resolver la situación, puesto que dentro de nosotros tenemos los recursos necesarios para conseguirlo.

Si podemos estar en un estado de recursos, los tendremos a nuestra disposición y nos sorprenderemos de los resultados obtenidos.

Claro, ¿cómo podemos conseguir ese estado de recursos?. Podemos hacerlo de dos maneras: controlando nuestra fisiología (de lo que hablaré en otro post), o controlando nuestro enfoque.

Leer más

El poder de las palabras

Las palabras, no solo pueden crear emociones, sino también acciones, y de nuestras acciones, fluyen los resultados en nuestra vida.

Las palabras pueden hacernos llorar o reír, pueden producir dolor o placer, con ellas podemos mostrar nuestras intenciones, deseos y emociones.El poder de las palabras 1

A lo largo de la historia, ha quedado demostrado, como mediante palabras, muchos hombres han inducido el comportamiento de grandes masa de gente, Gandhi, Buda, Jesucristo, Hitler, etc.

Debemos de llenar nuestro vocabulario con palabras positivas y potenciadoras, ya que esto nos llevará a pensamientos positivos y capacitadores, y a estados emocionales que nos permitan acceder a todos los recursos que llevamos dentro.

La mayoría de nosotros, elegimos nuestro vocabulario de manera inconsciente, y esto nos lleva a entorpecer nuestro rumbo cuando ya lo hemos elegido, a desviarnos del camino marcado.

Leer más
Arriba